Casi siempre la burla arguye pobreza de espíritu
-Jean de la Bruyere-

Por: Ana Escamilla

La burla o la crítica nacen de la frustración interna y por eso intentamos descalificar al otro. Para empezar, hay que tener muy claro que el problema no es de la persona que es víctima de una burla sino de la persona que emite la burla. Y me puedes decir… pero la persona que es insultada también tiene un problema porque está siendo agredida. ¡ERROR! La persona será agredida siempre y cuando le dé valor a esas palabras, burlas y/o agresiones.

Es cierto que a todos nos gustaría sentirnos queridos por todo nuestro entorno, pero eso no siempre es así y ten claro, que si una persona te quiere es porque a su vez se valora y se quiere a sí misma y por eso jamás te insultará o se burlará cruelmente de ti.

Es importante entender cuáles o son los motivos por los que una persona cae en la necesidad de burlarse de alguien y puede ser por tres motivos:

  1. Porque proyectan toda su frustración y/o resentimiento en lo que ven.
  2. Porque de esa forma pueden sentirse superiores. (En el fondo se saben inferiores)
  3. Para hacerse los graciosos y/o llamar la atención.

“La burla y el ridículo son, entre todas las injurias, las que menos se perdonan” -Platón

Aunque parezca difícil, tienes la libertad de decidir y elegir cómo tomar y sentir las ofensas o burlas de alguien más. Te dejo aquí algunas ideas de lo que puedes hacer si alguien se burla de ti:

1. Elogiar: si la persona te descalifica contéstale con un elogio. Si te dice eres un idiota, tu dile que es muy inteligente. Todo maltratador tiene una herida interna, e intenta ser superior para que no lo hieran.
2. Usa el humor: cuando te descalifiquen, acéptalo con humor. Es una salida para no engancharte. -Eres un idiota, -claro y tú muy inteligente que ya te diste cuenta.
3. Enseñarle cómo quieres que te traten. Si vives con la persona que se burla o maltrata o no la puedes evitar entonces puedes en algún momento hablar a solas con ella y le explicas cómo te gusta que te traten.

Probablemente la persona se siga burlando por eso hay que tratarlos con compasión ya que los que ocupan burlarse de los demás seguramente es porque tienen heridas muy profundas de inferioridad, falta de afecto, abuso psicológico y/o maltrato en sus historias de vida y no han sabido sanarlas.

Si eres de los que se burla o critica a los demás es una oportunidad de sanar heridas que tal vez no tenías conscientes.  Burlarse no es lo mismo que ser chistoso porque al burlarnos estamos denigrando a otro, para ser chistoso se necesitan ingenio y creatividad sin usar la agresión a otras personas.

Si has sido objeto de burla de otros y te ha afectado es una buena oportunidad para revisar el tema y trabajar en tu autoestima pero también piensa que tienes la libertad de elegir qué hacer con esa crítica. No le otorgues a nadie el derecho de afectar tus sentimientos, siempre recordando lo que vales como persona y reafirmando todo lo positivo que encuentras en ti.