Coaching es el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de sus objetivos “. ESCUELA EUROPEA DE COACHING

Por: Ana Escamilla

Seguramente te has preguntado más de una vez qué es el Coaching, sobre todo ahora que aparece relacionado con tantas disciplinas distintas. ¿Cómo es posible? ¿Sirve el Coaching para todo? En fin: ¿qué es Coaching?

El Coaching es un conjunto de herramientas para el desarrollo individual y profesional. A través de esta metodología un Coach acompaña a su cliente al logro de metas.

Consiste principalmente en el arte hacer preguntas para ayudar a otras personas en un camino de auto conocimiento centrado en objetivos personales y profesionales. Es una práctica profesional recientemente solicitada por personas, deportistas, empresas e instituciones que buscan alcanzar logros significativos en su vida personal y/o profesional.

El Coaching es, de hecho, un proceso de acompañamiento enfocado al cambio, donde el Coach guía al Coachee en su propio proceso de auto desarrollo, aportando confianza y motivación para culminar con éxito el proceso de desarrollo personal.

En el proceso de Coaching aprendes habilidades para pensar diferente, que te permitirán tomar acción efectiva y con responsabilidad hacia tus objetivos, mientras crece la imagen que tienes de ti mismo, mejoras las comunicaciones y profundizas tus relaciones.

El coaching profesional consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas.
Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida”. INTERNATIONAL COACH FEDERATION (ICF)

El Coaching no es ninguna terapia o una consultoría ni un proceso mágicamente curativo. No es tampoco un asesoramiento psicológico. El coaching se centra en “ayudar a aprender”, que es un proceso diferente al de enseñar.   Pero sobretodo en llevar a la persona a la acción. 

El Coach (facilitador) no es alguien que le diga al coachee (cliente) qué es lo que tiene que hacer. Su tarea no es juzgar ni dar consejos ni dar asesoría.  Consiste en acompañar al otro a lograr sus metas.

El Coach profesional ayudará a su cliente a que conecte con sus propios recursos, a que desafíe sus juicios personales, a encontrar sus propias barreras mentales para encontrar nuevos caminos, motivación, para que tome decisiones y para que, juntos, establezcan y coordinen un plan de acción para lograr sus objetivos.

Si hablamos de Coaching Ejecutivo en la empresa, a veces confundimos capacitación con asesoría y con coaching.  La capacitación es para brindarle el conocimiento a las personas, la asesoría es para decirles qué hacer y cómo, el coaching sirve para empoderar al coachee y llevarlo a la acción.  No asesora, no capacita, no da consejos y no es un mentor.

Esto sirve ya que a veces sabemos lo que queremos y tenemos que hacer pero no lo logramos y es aquí donde el Coach a través de herramientas psicológicas, de comunicación, de programación neurolingüística , neurociencia, entre otras, nos acompaña a recorrer el camino hasta lograrlo.  Dando como resultado un proceso de crecimiento y satisfacción.

Si hablamos en el contexto deportivo, confundimos al entrenador con el Coach Mental.  El entrenador es quien da las indicaciones y trabaja con los aspectos físico, táctico y técnico.  El Coach Mental trabaja con el aspecto psicológico y emocional, con la motivación, con técnicas de entrenamiento mental (visualización, rituales, anclajes, concentración) para potencializar los resultados del deportista.

Roles en el coaching
COACH

Profesional que acompaña al cliente en su desarrollo personal y profesional. El coach es como un taxista: el cliente le dice a dónde quiere ir y el coach le acompaña hasta ese sitio. El coach escucha y observa al cliente y le plantea preguntas para que éste se vea a sí mismo desde otro ángulo, amplíe su mirada y descubra nuevas posibilidades de acción. Es lo que en coaching se llama Cambio de Observador.

El coach es un gentil incomodador. Su misión última es llevar a la acción para generar resultados distintos. El coach no hace terapia, no da consejos ni le dice al cliente lo que tiene que hacer.

COACHEE

Es el cliente de coaching y es el protagonista del proceso de coaching; quien marca la meta a alcanzar.

El proceso de coaching

Se compone de sesiones de coaching (reuniones o entrevistas) entre el coach y su cliente y una meta a lograr.  Un proceso de coaching tiene una duración determinada que se fija antes de iniciar y va en función del reto a alcanzar. Un proceso de coaching suele constar de entre 6 y 10 a lo largo de unos 4 a 6 meses.

La sesión de coaching

Es cada uno de los encuentros que mantienen coach y cliente. Su duración aproximada es de  60 a 90 minutos. En ese tiempo, el coach procurará que su coachee cambie de observador, es decir, que logre ampliar su mirada sobre su realidad y descubra nuevas posibilidades de acción.

  • Un proceso temporal con principio y final
  • Entre dos personas: coach y coachee
  • En busca de una meta y un reto declarado
  • Basado en conversaciones (lenguaje, emoción y cuerpo) planificadas, privadas y confidenciales
  • ​Utilizando la metodología de las preguntas para explorar creencias, valores, fortalezas y limitaciones
  • El coachee toma decisiones y se compromete con el aprendizaje y el cambio, además realiza tareas alineadas con su proceso.
  • Con este compromiso se moviliza en una determinada dirección, desplegando todo su potencial hasta conseguir resultados extraordinarios.

Un proceso de coaching es un proceso de aprendizaje, de desarrollo personal y profesional que te dejará una gran satisfacción.

¡Contáctame HOY!

¡Inscríbete en cualquiera de mis cursos!

Solicita Información